Austera y grande

Fue poblada Pedraza, nunca mas allá del siglo X y casi seguro antes el llano que el peñón.
Los capiteles de villa y tierra se situaron en un alcor fortificado, sucediendo como es debido con Pedraza. Y valiendo para su cuádruple misión: santuario para su Patrón (San Juan), recinto de mercado (los martes), fortaleza para defensión de hombres y bienes, y de Ayuntamiento para que los sexmos regulen y discutan el aprovechamiento de los bienes comunales.
Del siglo XII ha de ser lo más antiguo del castillo, así como las murallas. Es época de moros enriscados en la sierra y cristianos en guerras civiles.

El señorial caserío y, por serlo aun se mantiene, comienza a erigirse en el siglo XVI y culmina con obras del XVII y XVIII; coincidiendo con el apogeo de la cabaña segoviana de merinas que surte a los telares de Segovia, Florencia y Brujas.

Al ser buenos pastos para el estiaje y siendo estos, reservados a los vecinos, ricos ganaderos levantaron en la villa sus casas solariegas. De aquí surge la unidad de estilo, mantenida durante tres siglos: dos plantas sin galerías superiores ya que no hay nada que secar, de fabrica maciza y sin patio interior, con aleros salientes para resguardar los balcones y ventanas de la nieve y la lluvia; zaguanes de acceso en los mas de los casos adintelados, algunos con ménsulas y en menos casos arcos de medio punto con grandes dovelas; las fachadas esgrafiadas desde el edicto de importancias promulgado por los Reyes Católicos.

Solo hay austera grandiosidad en el equilibrio, poco es desmesurado pero nada es discordante.
El predominio en Pedraza se queda en mano de los señores de la cabaña de merinas, no de caballeros. Dominando de este a oeste, siete leguas de pastizal y pinar. Pastores curtidos por la trashumancia, son los más cercanos antepasados de los actuales Pedrazanos. Duchos en tallar la madera, bordar el cuero, guisar la caldereta, recitar romances con hazañas de lobos, bataneadotes, soberbios, orgullosos, tradicionales y levantiscos, cubiertos con montera y zamarra de estezado y zajones.
Escudos y apellidos de prestancia: Velasco, Herrera, Grijalva, Ladrón de Guevara, Pérez, Contreras, Salcedo, Suárez de Figueroa, Maldonado, de la Torre, Arribas, Núñez, Sedeño, Zúñiga y Miranda. Y aposentando sede del Santo Oficio de la Inquisición con su lema "Justicia y Misericordia", armas "La cruz Dominica, la Palma y la Espada".

Hasta el siglo XVIII permanecen muchos de los linajes como vecinos: doce censados en 1751 con sus dependientes y criados. En 1792 recibe el Rey Carlos IV, permaneciendo tres días, del 18 al 21 de Agosto. Pero con el siglo XIX llega la desolación: la cabaña ha sido esquilmada durante la Guerra de la Independencia y desaparece la industria de los paños de Segovia.
Hoy nos transmite su prestancia y nuestra evocación.

..................................... Ricardo Rodríguez Martín

 

DE VISITA POR

Siguiendo el olor del pan recién hecho llegaremos a LA TAHONA DE PEDRAZA, primera cita obligada, dónde encontraremos, además del pan blanco, los deliciosos soplillos, sublimes en lo ligero y delicado de su textura. Además de sus magdalenas, rosquillas, pan de naranja y delicias similares.
Frente a la imponente mole del castillo está el HOTEL DON MARIANO en cuya amplia cafetería podrás chuparte los dedos con su chocolate con picatostes mientras eres observado por los orondos personajes de Botero.
En la plaza mayor se encuentra LA TABERNA, donde aún pueden beberse chatos de vino clarete, tan peculiares en la Ribera del Duero, conservados en viejos pellejos y sorprenderse de la utilización de las tachuelas doradas para decorar cualquier hueco.
En la misma plaza y en frente está CREPUNDIA, un mimo de juguetería donde puede encontrar los juguetes de su infancia como la muñeca mariquita Pérez y divertidos artilugios de hojalata.
En COSAS y en LA BIGORNIA encontraremos objetos antiguos de lo más variado a los que Jose, un artesano apasionado del hierro y la madera, ha sabido dar de nuevo utilidad. Así, es fácil ver allí desde un viejo arado romano convertido en pie de lámpara hasta una estufa de leña antigua que ahora hace las veces de mesa auxiliar.
Y de vuelta a la Casa del Serrador y frente a ella está ATALANTAR que significa agasajar, atender al foráneo. Con este nombre es el lugar idóneo para proveerse de las más delicadas viandas. 
Después de este recorrido, podrá sentarse a descansar entre las fresquitas paredes de piedra de LA CASA DEL SERRADOR o asomarse al balcón para ver la vida pasar.

 

Nuestras Fiestas

Las Fiestas de Pedraza se celebran del 6 al 12 de Septiembre en honor a la Virgen del Carrascal.
El día 8 tiene lugar la procesión de la imágen de la Virgen, y los hombres del pueblo bailan jotas para agasajarla. A su regreso, se puja por tener el honor de entrar la imágen al interior de la iglesia, en lo que se dá a llamar “Subasta de Palos”.
La plaza del pueblo se convierte en Plaza de toros para las novilladas que tienen lugar los días 9 y 10 de Septiembre, celebrandose con anterioridad un encierro que trae los toros desde la Dehesa hasta la plaza y el día 12 se prepara una gran caldereta de cordero en la Plaza Mayor.

 

Actividades

LOS CONCIERTOS DE LA VELAS

Cada primer y segundo sábado de Julio, se celebran en Pedraza los Conciertos de las Velas. Organizados por la Fundación Villa de Pedraza, se trata de un espectáculo sublime en que se puede contemplar la belleza de Pedraza iluminada en su totalidad por la luz de miles de velas mientras se asiste a conciertos con carteles del más alto nivel en entornos tan privilegiados como la Plaza Mayor de la Villa ó el patio de armas del Castillo. 
Este año, el sábado 3 de Julio, Ahinoa Arteta a las 22:00h, en la Plaza Mayor.
Y el sábado 10 de Julio, Ballet Flamenco “Torero”, con Antonio Canales y Juan de Juan, en la Plaza Mayor.

CERTAMEN DE DULZAINAS

Cada verano se dan cita en la Plaza Mayor los mejores dulzaineros de Castilla y León y Castilla La Mancha.

 

Alrededores

SEPÚLVEDA

Tierra de Fueros y de repoblación, además de su Villa, dentro de su término están las impresionantes Hoces que conforma el río Duraton donde, además de navegar en piragua, existe el paraje de la Ermita de San Frutos, donde anidan tantos buitres que conforman su techumbrenatural. Actividad válida para cualquier edad y aptitud.

NAVAFRÍA

Población en la ladera de Somosierra, paraje salvaje que cuenta con el primer parque de aventuras en los árboles de España. Piscina natural de agua del río, cascada en cola de caballo y un espacio libre de mesas y parrillas para desarrollar actividades al aire libre.

ARCONES

Paraíso de los amantes del parapente, ala delta y demás vuelos sin motor.

 

El camino de San frutos

Un camino de peregrinación entre Segovia y la ermita de San Frutos, en el extraordinario paraje de las Hoces del río Duratón, con un total de 77 kilómetros, permitirá conocer gran parte del nordeste de la provincia, una de las zonas más despobladas, con importantes restos del patrimonio histórico-artístico y natural.


Espiritualidad, peregrinaje, naturaleza, patrimonio histórico y arqueológico, gastronomía y paisaje
 son algunos alicientes de esta ruta tras las huellas de San Frutos, entre parajes desconocidos, silenciosos, caminando a los pies de la sierra o a caballo, y entre las principales señas de identidad de las tierras segovianas, como son su patrimonio natural e histórico artístico y la devoción de los segovianos por el patrón de su Diócesis.A través de caminos rurales, el recorrido discurre por 17 municipios, partiendo de Segovia y del entorno de Zamarramala, dejando atrás una bella panorámica de la ciudad de la que es patrono el santo eremita.  La ruta contempla el paso por puntos de gran belleza monumental como la villa medieval de Pedraza, donde se encuentra un centro de interpretación de aves rapaces, o el castillo de Castilnovo, hasta concluir en pleno parque natural del Duratón.